Habas y el poder nutritivo de una poco consumida legumbre

Las habas son unas legumbres pequeñas, pero alargadas, de color verde claro o blanco que se puede comer en una gran cantidad de recetas, pero que tampoco es habitual en la dieta de muchas personas.

Onda_verde 04-10-2021 07:51:00

El haba (Vicia faba L.) pertenece a la familia de las leguminosas. Se cree que el centro de origen de esta planta se ubica en Asia Menor y el Norte de África, y actualmente se ha extendido a todo el mundo. No hay evidencias de su cultivo por parte de los indígenas americanos en épocas precolombinas, lo que señala que esta leguminosa ha estado presente en nuestro continente desde hace 500 años.

Propiedades y beneficios de las habas

El haba es una excelente fuente de proteínas, específicamente contiene dos aminoácidos (unidades que conforman las proteínas), la lisina y la arginina, que complementan muy bien los bajos niveles que en general contienen los cereales como el maíz o el arroz.

Además, también es buena fuente de fibra e hidratos de carbono complejos, es decir, cadenas de glucosa que se absorben lentamente, a diferencia de las harinas refinadas, como la del pan blanco.

Junto con la fibra que contiene, evitan los picos de glucosa (azúcar), ayudando a las personas con diabetes a llevar un adecuado control de sus niveles y a prevenir la enfermedad en personas que no la tienen.

Respecto a vitaminas y minerales, contienen cantidades considerables de ácido fólico y niacina, y potasio, fósforo y magnesio, respectivamente.

Para el ácido fólico, por ejemplo, 100 gramos de haba verde cubren un tercio de lo que necesita una mujer antes y durante los primeros trimestres del embarazo. Los folatos junto a la vitamina B-12, uno de los componentes esenciales de la síntesis de ADN y la división celular. Además, son una de las mejores fuentes de minerales como hierro, cobre, manganeso, calcio, magnesio y potasio.

Además, están presentes flavonoides y compuestos fenólicos, que sugieren beneficios adicionales a la salud por su efecto antioxidante y que posicionan a las habas como lo que hoy se denominan alimentos funcionales. Destaca la función de antioxidantes y de la Levo-dopamina en la prevención de algunas enfermedades degenerativas.

El haba contiene un compuesto llamado L-dopa (levo-dihidroxi fenilalanina), precursor de la dopamina, en una cantidad que le confiere efectos terapéuticos en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Ayuda a mejorar el rendimiento de las funciones motoras de los pacientes, sin generar efectos secundarios.

Las habas secas aportan grandes dosis de energía y proteínas, ya que cada 100 gramos contienen 341 calorías; Mientras que las tiernas aportan 72 calorías.

Contraindicaciones de las habas:

Existen dos tipos de personas que deben limitar la ingesta de habas o directamente eliminarla. Son los alérgicos a este alimento y los que sufren de problemas digestivos. Esta legumbre puede ser difícil de digerir, sobre todo si no se cocina bien; Una forma de evitarlo es manteniéndolas en remojo durante un par de días antes de prepararlas.

Como recomendación general, los bebés no deben comerlas (hasta pasados los 18 meses) y a los niños debes racionárselas bien, sin abusar. Por último, si necesitas seguir una dieta baja en potasio, tampoco debes consumir muchas habas.

¿Cómo se recomienda consumirla?

El haba se puede consumir verde o como grano seco. Cuando se consumen verdes (tiernas) son más digeribles; Si se prefieren consumir secas, se recomienda remojarlas antes de cocerlas.

Otra forma de mejorar aún más su digestibilidad es germinarlas.

El haba es una excelente opción para incluir en una alimentación basada en plantas o simplemente para dar variedad a la dieta.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. - M.P. 5812 - Medicina Integrativa



Comentá esta noticia


Noticias relacionadas